El Gobierno niega coimas en Aerolíneas Argentinas y denuncia ‘un fuerte lobby de Boeing’

0
62
(Aeronoticias).- Después de los allanamientos realizados ayer en oficinas de Aerolíneas Argentinas en el marco de una causa que investiga el supuesto pago de coimas en la compra de 20 aviones a la brasileña Embraer, el Gobierno salió a negar que hayan podido pagarse sobreprecios y a deslizar que detrás de la denuncia estarían los lobistas de Boeing.

Según el ministro de Planificación, Julio de Vido, es «fácticamente imposible la coima» entre Aerolíneas Argentinas y la brasileña Embraer. En declaraciones a radio 10, el funcionario insistió en que el precio que pagó la argentina por los aviones es el mismo que la brasileña le cobra a todo el mundo. Y se encargó especialmente de remarcar que se trató de «un operación entre dos Estados –porque las dos compañías son de control estatal- y financiada por el Estado de Brasil», por lo que, intentó argumentar, no pudo haber sobornos «salvo que Lula les haya sacado una parte de su sueldo (a los brasileños) para coimear» a los funcionarios argentinos.

El Gobierno niega coimas en Aerolíneas y denuncia 'un fuerte lobby de Boeing'

El ministro no dudó en acusar por las denuncias supuestamente interesadas a » otras constructoras (de aviones) que fueron consultadas y no tenían aviones disponibles» y a una «operación mediática impulsada también por aquellos a los que les tocó manejar la empresa y fracasaron estrepitosamente», los españoles de Marsans.

Pero su par de Justicia, Julio Alak, fue más allá en las sospechas y denunció que «hubo un fuerte lobby de Boeing» para que Aerolíneas comprara sus aviones y evitar que contratara con Embraer. El ex interventor de la aerolínea se comprometió incluso a proporcionarle a la Justicia «el nombre de los operadores informales de Boeing que trataron que Aerolíneas siguiera siendo una empresa compradora de aviones de Boeing y que no fuera compradora en fuselaje corto y mediano de Embraer».

«Las empresas que producen aviones lo que hacen es tener a la empresa (compradora) capturada para siempre, porque introducir un avión en una empresa significa formación de pilotos, de azafatas, de mecánicos, compra de repuestos, capacitaciones caras y cuando entra una (empresa) es difícil que salga», aseveró el ministro al explicar el porqué del «fuerte lobby» que le atribuyó a Boeing.

Como De Vido, Alak sostuvo que «la operación con Embraer fue una operación transparente en la que han intervenido los gobiernos de Brasil y Argentina en sus máximos niveles» y que «fue muy bien auditada y controlada por ambos Estados».

Oficinas de Aerolíneas Argentinas fue allanadas ayer nuevamente por el giro que tomó una causa por el presunto pago de sobreprecios en la compra de 20 aviones Embraer al gobierno de Brasil. En una de las computadoras secuestradas ayer se habría hallado un mail por el cual el entonces presidente de la empresa y actual ministro de Justicia, Julio Alak, habría sido alertado sobre la supuesta irregularidad de la maniobra.

Según intentó explicar hoy De Vido, «aparentemente hubo una circular o un mensaje diciendo que los aviones eran caros». Pero –insistió el funcionario- los aviones que compró la Argentina «tienen el precio con el que (Embraer) vende a todo el mundo más los adicionales (como) el (segmento) ejecutivo, el tapizado y todo lo que tiene cualquier compañía del mundo».

«No estábamos comprando un avión para una low cost. (El avión) se compra base o full, y esto es casi full. Hemos comprado un avión para que Aerolíneas vuelva a ocupar el lugar de excelencia que ocupó en su momento», se defendió el ministro.

Fuente: Clarin.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here