Estado Islámico empleó gas venenoso en ataques en Siria

0
65

(Aeronoticias).- Según el YPG, los ataques tuvieron lugar el 28 de junio en el distrito de Salhiya de la ciudad de Hasakeh, controlado por los kurdos, y contra posiciones kurdas al sur de la localidad de Tel Brak, en la provincia nororiental de Hasakeh.

«Tras el impacto, los proyectiles liberaron un gas amarillo con un fuerte olor a cebolla podrida», dijeron en un comunicado, explicando que el terreno alrededor del lugar de los impactos estaba manchado de un líquido verde que se volvía amarillo al darle la luz del sol.

«Los soldados que se expusieron al gas experimentaron ardor de garganta, ojos y nariz, combinado con fuertes dolores de cabeza, dolor muscular y disminución de la movilidad y la concentración. La exposición prolongada a los químicos también provocó vómitos».

El YPG, principal fuerza kurda de Siria, no dio cuenta de muertos en el ataque y dijo que las tropas se recuperaron de sus síntomas.

El grupo también indicó que algunos de sus soldados se habían incautado recientemente de máscaras de gas industriales del Estado Islámico, «confirmando que estaban preparados y equipados para una guerra química en este sector del frente».

El OSDH, que tiene su sede en Gran Bretaña, pero dispone de una importante red de fuentes civiles, médicas y militares en Siria, también dio cuenta de dos ataques.

Según fuentes médicas, dijo que al menos 12 soldados del YPG sufrieron síntomas como asfixia, ardor en los ojos y vómitos en el ataque cerca de Tel Brak.

Ni los kurdos ni el OSDH pudieron identificar el tipo de agente químico. El YPG indicó que estaba investigando junto con el grupo Conflict Armament Research (CAR) y los expertos de Sahan Research.

CAR y Sahan Research dijeron en un comunicado que en el ataque a Hasakeh cayeron siete misiles, y 17 lo hicieron en el cercano a Tel Brak.

En el texto, afirman que los análisis de orina a los que sometieron a las personas afectadas en Tel Brak dieron positivo, evidenciando la existencia de un componente que normalmente se encuentra en los pesticidas.

Pero estos dos grupos no pudieron establecer de modo definitivo la composición precisa de los agentes utilizados en los ataques.

Los ataques en Iraq y Siria son «los primeros usos documentados de misiles por parte del Estado Islámico contra las fuerzas kurdas y los objetivos civiles», afirma el comunicado.

En marzo, el gobierno de la región autónoma del Kurdistán iraquí afirmó tener pruebas del uso de gas de cloro como arma química por parte del Estado Islámico.

El cloro es un gas sofocante, prohibido en los conflictos armados por la Convención sobre Armas Químicas de 1997.d

Fuente: El Comercio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here