#PoderElegir: El mismo argumento que usaron las feministas para aplicar esterilizaciones

0
15

(Aeronoticias).- Todas las organizaciones feministas que hoy promueven el archivado proyecto de ley de aborto por violación con la reciente campaña #PoderElegir o #DéjalaDecidir, en la década de los 90 fueron las que presionaron para que el gobierno de Fujimori incluya las esterilizaciones como método de planificación familiar, usando el mismo argumento del “Derecho a elegir”.

Estas organizaciones, que acusaron a la Iglesia Católica de “Generar caos y confusión” por denunciar los primeros casos de esterilizaciones forzadas, hoy una vez más se apropian de estas denuncias con fines políticos para desprestigiar a la candidata del partido fujimorista, cuando ellas trabajaron con el gobierno que ahora acusan y por años fueron cómplices con su silencio.

Aquí les presentamos una cronología extraída del libro de Maruja Barrig, una de las mayores representantes del feminismo en Perú, “Persistencia de la Memoria, Feminismo y estado en el Perú de los 90”. Barrig señala que las feministas no protestaron contra las esterilizaciones forzadas desde el principio. Y la explicación de por qué no lo hicieron es porque formaban parte de una misma coordinación conocida como la Mesa Tripartita, encargada del programa de AQV o «Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria», y a través de la cual recibieron muchísimo dinero de USAID.

Cronología

Fueron estas mismas feministas que ahora se rasgan las vestiduras las que celebraron la modificación a la Ley Nacional de Población en octubre de 1995 para incluir la esterilización como método de Planificación Familiar, tras acompañar a Fujimori a la Conferencia de El Cairo en 1994 (Fujimori fue el único presidente que asistió a esa reunión).

Las ONG´s feministas organizaron una Mesa Tripartita para implementar la “Salud reproductiva” en el Perú (esterilizaciones incluidas) en 1997 y allí reunieron los esfuerzos de gobierno, cooperación internacional y ONGs privadas.

Manuela Ramos, por ejemplo, recibió 25 millones de dólares de USAID en un solo proyecto llamado Reprosalud entre 1995 y 2000 para “Aumentar la utilización de métodos de planificación familiar y otros servicios seleccionados de salud reproductiva en las áreas objetivo (varías provincias del interior del Perú)”.

Reprosalud

Fueron justamente esas áreas donde trabajó Reprosalud haciendo “salud reproductiva” para aumentar las usuarias de métodos de “planificación familiar”, donde se produjeron miles de esterilizaciones no voluntarias e incluso muertes de mujeres.

Nos preguntamos ¿Es que las ONGs feministas trabajaron en esas zonas y no vieron nada entre 1996 y 1997? ¿Por qué no dijeron nada sino hasta que la Iglesia Católica comenzó a denunciar estos hechos y la cooperación internacional de USAID se detuvo?

La historia es una sola

Las organizaciones feministas difícilmente podrán re escribir la historia para hacernos creer que no tuvieron nada que ver con los programas de esterilizaciones, por el contrario, hay muchos documentos periodísticos y estudios serios que demuestran que actuaron en sociedad con el gobierno de Fujimori:

En Caretas en 1999, César Lévano director de Diario UNO hizo un análisis de las Mujeres y el Poder en el entorno de Fujimori: “Las Feministas. Se sitúan ´en la segunda línea de las altas esferas del poder (aunque sin llegar a tener una relación cercana ni vínculos con el Presidente) un grupo de mujeres intelectuales y profesionales, especialistas en temas de género y muchas de ellas feministas de las ONGs».

“Nosotros estamos de acuerdo con los programas de Planificación Familiar porque es un derecho a elegir cómo cuidarnos. El problema es que la Iglesia se ha ido al otro extremo y ha generado caos y confusión entre los peruanos (Declaraciones de Gina Yáñez del Movimiento Manuela Ramos a La República 22.2.98)”

En otra entrevista realizada para el informe de Barrig, resalta: “Fue un momento muy complicado para Flora Tristán […] nos hicieron saber que poníamos en peligro lo avanzado en el Cairo y que adoptar una postura autónoma implicaba enfrentarse al Estado”

Finalmente fue el mismo Presidente Alberto Fujimori quien terminó por denunciar a estas ONGs feministas: “Aunque parezca difícil de creer, algunas organizaciones no gubernamentales que probablemente no tuvieron la participación presupuestal que esperaban, se sumaron a la campaña de algunos medios de comunicación y sectores políticos que, traicionando sus principios, actuaron en contra de los programas de salud reproductiva”.

Fuente: Population Research Institute.

principal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here