La ciudad como polo cultural de construcción de ciudadanía e identidad

0
9

(Aeronoticias).- La ciudad no es sólo un fenómeno urbanístico también es un polo cultural desde el cual es posible aprender, reconocerse en los personajes que la habitan, hacer turismo social, patrimonial, cultural y deportivo y nutrirse del palpitar de sus espacios de construcción ciudadana y participación institucional que van creando identidad, enriqueciéndola con la producción artística de sus habitantes, y donde el ciudadano es un actor cultural.

El alma de la ciudad es visible donde confluyen los intereses y factores ligados a la gente del sitio y sus costumbres, unidas por razones que la llevan a participar en los proyectos que le otorgan una idiosincrasia particular.

Ciudades como Atenas en Grecia, Roma en Italia, siguen siendo polos de atracción turística que todo mundo quiere conocer porque se asocian a la cultura universal que aprendemos en la escuela y que nos remite a la magia del saber y el entender de la evolución del hombre. Sin embargo si nos remitimos a los siglos XII y IX antes de Cristo vemos como los primeros asentamientos eran núcleos fortificados con fines defensivos que posteriormente se transformaron en lo que conocemos como ciudades estados.  Es en la polis donde tuvo lugar el surgimiento de un tipo especial de pensamiento: el filosófico. Si pretendemos entender por qué hoy las ciudades trascienden por su valor cultural tenemos que remitirnos indefectiblemente al pasado, donde la polis fue el ámbito dentro del cual surgieron concepciones religiosas, artísticas, políticas, filosóficas que llegaron a nuestros días.

Si miramos el mapa del mundo podemos entender nuestro desarrollo actual a través de conocer las ciudades antiguas. Por ejemplo Cádiz, fue fundada por los Fenicios y existen indicios de asentamientos desde hace más de 3.000 años. Julio Cesar le otorgo el título de civitas federata del Senado romano. Sidón en el Líbano con más de 6.000 años de antigüedad, fue una de las primeras ciudades fenicias. Efeso en Turquía, es una de las ruinas más antiguas del mundo, estiman que pudo haber sido fundada por los griegos en el siglo XI AC, sin embargo las investigaciones concluyen que es la misma Abasa, de la civilización hitita. Babilonia en Irak, representa las ruinas de una de las ciudades más importantes de la historia de la humanidad. Perteneciente a la baja Mesopotamia, incluso estuvo en los planes de Alejandro Magno para ser capital de su imperio. Jerash en Jordania ha estado desde hace más de 6.500 años siempre habitada por asentamientos humanos. Vivió su época dorada durante el dominio romano y hoy en día es considerada una de las ciudades romanas mejor conservadas del mundo. Tenemos también el caso Jericó en Cisjordania es la más antigua ciudad amurallada del mundo con evidencia de fortificaciones de piedra que datan de casi 9.000 años. Considerada como “Patrimonio Mundial” de la UNESCO, Fez, el laberinto medieval marroquí, es la más imperial de todas las ciudades marroquíes, la capital espiritual con una de las universidades más antiguas del mundo y el centro artesanal sin discusión del país.

Hama en Siria junto con Alepo y Damasco forman parte de las ciudades más antiguas del mundo que han tenido ocupación humana de forma continuada hasta nuestros días La antigua ciudad iraní de Susa data de aproximadamente 8.000 años ac., hoy se conoce como “Shush” y es el único lugar donde se encontró la representación del Código de Hammurabi En Yemen, la ciudad de Shibam, capital de la región de Hadharamawt, es también llamada la “Manhattan del desierto”. Está rodeada por murallas fortificadas del siglo XVI y concentra casi 500 edificios de cinco a siete pisos en sólo medio kilómetro cuadrado. Algunos alcanzan una altura de 16 plantas y el minarete, con 50 metros, es el edificio más alto de la ciudad. Se dice que fue construida por un descendiente directo de Noé y existen datos de su existencia desde el siglo II A.C

En India, la ciudad de Benarés ha sido un centro religioso y cultural, por lo menos durante 3.000 años. Más de un millón de peregrinos de todo el mundo la visitan cada año para participar de las ceremonias y bañarse en el río Ganges que se considera sagrado.

Ni hablar de las culturas precolombinas que encontramos en América pues ciudades como Teotihuacán en México, conocida como la Ciudad de los Dioses fue uno de los mayores asentamientos de Mesoamérica durante la época prehispánica. Uaxactun, es otra ciudad Maya importantísima culturalmente, en ella se encuentra el más viejo observatorio astronómico del mundo maya y la más antigua pintura mural de gran categoría, probablemente del siglo VI  de nuestra era. Palenque también en México fue otra de las ciudadelas mayas y está ubicada en el estado de Chiapas, entre las construcciones se destacan el Templo de las Inscripciones y El palacio. El área descubierta hasta ahora abarca 2.5 kilómetros cuadrados. Chichen-Itza, México cuenta con la vista de la pirámide de Kukulcán, uno de los dioses mayas. Ubicada en la península de Yucatán, fue fundada en el año 525 DC. Es patrimonio de la UNESCO y una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno. Copán en Honduras es otra de las ciudades importantes de los mayas, ubicada en el departamento del mismo nombre. Tikal en Guatemala, es en la actualidad, el sitio arqueológico más grande de la civilización maya

Si vamos hacia Sudamérica tenemos a Tiwanaku en Bolivia, vivió allí una de las culturas más longevas de América del Sur, con unos 27 siglos de duración entre el año 1500 AC y el 1200 DC. Cuenta con siete construcciones grandes, entre las que destacan la pirámide de Akapana, Puma Punku, una suerte de bóveda funeraria llamada Putuni, y el Kalasasaya o Templo de las Piedras Paradas.

Y una ciudad cautivante que será sede del XXI Congreso Panamericano de Maestros Sastres y Profesionales de Alta Costura de CONPANAC en Octubre de 2012, es Machu Picchu en Perú, considerada una obra maestra de la arquitectura y la ingeniería de la ancestral cultura Inca. Fue construida a mediados del siglo XV en la vertiente oriental de los andes peruanos. Es patrimonio de la Humanidad declarada por la UNESCO e incluida en la lista de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno.

Hasta el momento hemos hablado de polis, de ciudades, que mejor que citar a Aristóteles para que explicar que es la pólis. El gran pensador la definió como “comunidad de ciudadanos con una constitución”, nos dice claramente que -“Es ciudadano, el individuo que puede tener en la asamblea pública y en el tribunal, voz deliberante, cualquiera que sea la polis de que es miembro, y por polis entiendo una masa de ciudadanos que posee todo lo indispensable para satisfacer las necesidades de la existencia”. Sin lugar a dudas, el hombre/mujer, necesita no sólo alimento para su cuerpo sino también para su espíritu para desarrollarse y qué mejor que hacerlo en libertad, conociendo sus deberes y derechos, y respetando los de los demás.

Podemos decir entonces que “La ciudad es un centro de cultura” donde las decisiones que de adoptan en sus perímetros de incumbencia, afectan directamente a los individuos que viven allí y se convocan a través de sus expresiones artísticas, sus cualidades e intereses que los hacen pertenecer y compartir distintas manifestaciones culturales como la música, el cine, a los cuales damos siempre importancia en nuestro programa de actividades de IMPULSO CULTURAL, como también a la literatura, danza, pintura, escultura, canto, vocalización, y el acerbo cultural de las raíces etarias y diásporas, que identifican y brindan oportunidades de participación y fomento de la cultura en sus múltiples manifestaciones.

ODG Cusco

La ciudad como polo cultural de construcción de ciudadanía e identidad

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here